PERFILES ÉTNICOS

PUEBLO INDÍGENA YURACARÉ Y MOJEÑO

Idiona: Yuracaré y Mojeño
Población. 5.107 personas mojeño y 754 del pueblo yuracaré, según INE (2012).
Comunidades: 7 Comunidades organizadas en la Central de Comunidades Indígenas del Pueblo Indígena Mojeño, CCPIM; y otras 7 afiliadas a l Concejo Indígena del Pueblo Yuracaré – Mojeño CIPYM.
Ubicación: Los mojeños habitan la región de El Chapare e Ichilo. Los yuracarés viven en la TCO El Pallar, a riberas del rio Iténez, Provincia Ichilo.

De origen arawak, se estima que los mojeños migraron desde el norte de Sudamérica y las Antillas a la región de Mojos, que más adelante fue descubierta por los españoles en su búsqueda de El Dorado. El pueblo mojeño se destacó por el desarrollo de la llamada cultura hidráulica, con el manejo de las aguas a través de lomas, terraplenes y canales para la producción agropecuaria.

El contacto con los conquistadores, las guerras con otros pueblos y la caza de esclavos, los impulsó a aceptar el refugio de los misioneros jesuitas de quienes aprendieron la ganadería, artesanía comercial, el comercio y el Cabildo como gobierno local. Durante el auge de la explotación gomera, los mojeños fueron esclavizados y abusados hasta que huyeron hacia nuevas tierras en “la búsqueda de la Loma Santa”, estableciéndose en la región del Alto Beni, la zonas bajas del Chapare, del río Ichilo y del río Mamoré.

Los yuracarés fueron nómadas que llegaron desde los llanos de Mojos al territorio que hoy ocupan en el departamento cruceño. Vivían en asentamientos temporales y se dedicaban a la cacería, la recolección, a la pesca y la agricultura para el sustento diario. Los conquistadores españoles llegaron a sus tierras en la búsqueda de “El Gran Paitití” y fueron seguidos por los jesuitas en el fallido intento de evangelizarlos, ante la lucha de los yuracarés por mantener su libertad huyendo a esconderse tras las barreras del bosque húmedo, manteniéndose como “no contactados” hasta finales del siglo XVII. La perseverancia de los jesuitas logró su objetivo y se inició un proceso de aculturación en el que perdieron muchos aspectos culturales, mitológicos y de creencias ancestrales.

Desde la segunda mitad del siglo XIX hasta ahora, sus territorios han sido invadidos por colonos para el cultivo de la coca y dándoles trabajo como peones en la apertura de caminos y construcción de puentes y de la carretera del TIPNIS. Ello ha aumentado la migración hacia las tierras bajas de Moxos, donde establecieron relaciones interétnicas con los mojeños y tsimanes.

La mayor parte de las comunidades yuracaré y mojeño, tienen su base económica en la pesca, la caza y los productos del chaco para la subsistencia familiar. La agricultura no es rentable por los elevados costos de transporte a través del río y las periódicas inundaciones.

GALERIA FOTOGRÁFICA

PUEBLO INDÍGENA YURACARÉ Y MOJEÑO

Habitan la región de El Chapare e Ichilo